Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

¡Gracias, Tulivieja!

Photo by Daniel Jensen on Unsplash

Su gorda y grasienta mano tapó mi boca. Olía a fritura, ron, grajo y perfume viejo; repulsivo.  — Tranquila, mami, te va a gustar —dijo, mientras me acariciaba con la otra mano.  Cerré los ojos y lloré, mientras pedía un milagro. De repente, en el río, apareció una mujer hermosa. El asqueroso sujeto, al verla, me soltó de inmediato y se fue con ella, hipnotizado.  Los vi bailar en el agua mientras me alejaba. No había corrido mucho cuando escuché los gritos del violador, implorando perdón. Entendí todo y sonreí. Ella me salvó. 
¡Gracias, Tulivieja!

Entradas más recientes

Rebelarse y revelarse

Por una cabeza

El apagón

Pertenencia

Kintsugi

¿Y el amor propio pa' cuándo?