Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Antes de que se extingan las abejas

Foto: Unsplash
"¿Que hubiera pasado si….?". Esa es la pregunta que me hago todos los días, aún cuando sé que jamás tendré respuesta. El pasado no se puede cambiar, pero si estuviera en mis manos lanzaría de nuevo los dados para escribir otra vez nuestra historia, o finalmente escribirla.
Dejaste una huella en mí, aunque fue poco el tiempo que estuvimos juntos. Fue todo como una obra de teatro, pero no como las de Shakespeare, sino una con final -casi- feliz. Me flechaste, me hiciste sentir cosas que jamás pensé que sentiría. Contigo no importaba nada: ni mi nombre, ni mi número de identificación. Contigo es el único lugar donde no me he sentido extranjera. 
Me pongo triste cada vez que pienso en ese “y si hubiera”, pero feliz cuando veo tu nombre en mi Whatsapp. Para ser justos, estoy más feliz que triste porque me escribes seguido. Ni siquiera me molesto cuando estoy durmiendo, llega tu mensaje y el celular alumbra el cuarto como una linterna... Y eso que sabes cuánto me moles…

Entradas más recientes

Cuando uso un vestido con bolsillos, nada puede salir mal

Reencontrarse

¡Gracias, Tulivieja!

Rebelarse y revelarse

Por una cabeza

El apagón