Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Kintsugi

Estamos rotos.
Somos pedacitos regados por el mundo.
Afectos.
Sonrisas.
Amores.
Estamos rotos.
Por dentro, más que por fuera.
Tenemos marcas de lucha.
Cicatrices de cada batalla.
Y aún estamos peleando.
Estamos rotos.
No se nota (a veces sí).
Somos fuertes.
Impenetrables. Invencibles.
Eso queremos creer.
Estamos rotos.
La herida duele.
Más de lo que a veces soportamos.
¿Vale la pena?
Siempre es un sí.
Estamos rotos.
Hay que darle tiempo al tiempo.
Sanar.
Esperar.
Porque todas nuestras piezas, nuestros pedacitos,
algún día se volverán a juntar.

Entradas más recientes

¿Y el amor propio pa' cuándo?

Sálvate

Detrás del arco iris

La mujer que te dé la gana de ser

¿Seguimos?

Para Anna