Todo se transforma.



Me puedes ver por los pasillos del canal. Voy presurosa, rodando una pesada caja de producción y saludando con una enorme sonrisa a los camarógrafos o a los de audio que siempre están afuera. Mi pollina magenta un poco más corta tapa mi frente y un cintillo me detiene el cabello que quiere caer sobre mi rostro y molestarme. Puedo estar vestida de cualquier color, pero mi nota ahorita es el gris, el morado y el negro. Seguramente tengo los Converse, los viernes no me pongo zapatos que me molesten porque debo andar corriendo de aquí para allá. Hablo por celular. Comienza el programa, el stress, lo disfruto. Cambio fichas, coloco tazas, corro, estoy en lo mío... Termina todo y me voy. Me despido de todos con la misma sonrisa... Vuelvo a rodar mi caja a la oficina y todo es normal.

Esa soy.... Para ti... Pero no sabes que la caja que ruedo pesa menos que la piedra de soledad que llevo atada a mi pie como un grillete. La sonrisa al saludar está por estar... Costumbre... Diplomacia... Que quisiera que la pollina me tapara más, el dolor. Que el gris y el negro me reflejan. Que los Converse los amo y me ponen de buen humor. Que me arrepiento de haber marcado ese número. Que el stress me hace olvidarlo. Y que cuando termina todo vuelvo a ser yo. Yo la magenta que está más gris. Yo la tímida que nadie cree que soy (sólo él). Yo la de los miedos. A la que se le acabó el verde hace días. "¿Cómo se porta el muchacho?", pregunta el señor que tanto se preocupa por mí. "Bien, lindo"... Not anymore. ¿Y ahora? Seguir, olvidar(lo), disfrutar y ¡pa lante! No hace el que se fue, sino el que vendrá... Igual te quiero mi verde, mi siempre príncipe verde... Y como dice Drexler: "Nada es más simple, no hay otra norma, nada se pierde.. Todo se transforma"...

Comentarios

La niña del bigote ha dicho que…
Ay mi chica magenta...no había entendido tu comentario hasta que entré aquí..

Pequeña...¿qué te puedo decir?...pues en realidad nada útil...sólo que uno debe aprender a recoger los pedazos rotos de la vajilla y seguir el rumbo, con constancia y en compañía de nuestra memoria...

Todo lo malo se transforma, en aprendizaje, en cosas mejores....

Y lo mejor para tí, está por venir, está en camino...

Un gran beso para tí en estos momentos tan apestosos...
Alberto Cado ha dicho que…
Probablemente no sea mi problema.

Probablemente no llegue a conocerte jamás, pero por casualidades de la vida vine a dar hasta tu post y como cualquier otro que lo lea y que ha pasado por eso, me sentí identificado y sentí que tenia que escribirte algo.

Cuando me tocó mi turno de pasar por eso y después de mucho tiempo de estar dolido/apenado (me daba pena estar pasando por lo que pasé, porque sentí que esos desamores no me iban a tocar a mi) me di cuenta de algo, que hice una diferencia en la vida de esa persona que me hizo mal.

Y aunque no me curé, me sentí mejor. Aunque igual después lloré como una niña (si, los hombres también lloran y llegamos a ser peores), me atreví a pensar que si logré hacer una sola diferencia en esa persona, había valido la pena pasar por eso porque quiere decir que algo de ti queda en ell@s.

Sigue tu camino, no dejes que las sillas que hay en él te tienten a parar el paso para descansar, porque pararse es perderse.

Salut!

P.D.: Que me perdone Silvio por lo de las sillas...
*.+.*Mari*.+.* ha dicho que…
Mi bigotuda: La pasé tan bien con ustedes hoy!!! Siento que las quiero (L)

Alberto: Gracias por tus palabras, poco a poco las cosas mejoran!! Saludos!!

Entradas populares