Para ti

Estos últimos meses he aprendido a no juzgar, tanto y tan rápido, a las personas. Supongo que todos tienen una razón para comportarse de una u otra forma, hacer o dejar de hacer algo, y sea cual sea hay que respetarla (si no atenta contra los demás). Luego de concientizar esto y por mi condición de ser humano te pido no me juzgues. No sabes quién soy en realidad. Y si no entiendes mis motivos, entonces, no te llenes la boca diciendo que me conoces muy bien. No me juzgues, sólo entiéndeme y respétame. Y si puedes, luego de eso, quiéreme. Siempre las puertas estarán abiertas para ti.


Comentarios

Entradas populares