Uno y dos


Los que me conocen, me tienen en el FB / MSN o me han visto últimamente saben que estoy en Tesis Mode y que eso, ciertamente, me está pudriendo la existencia (Thanx God ya voy a terminar). Hace algunos minutos estaba engrapando y enumerando las encuestas que debo aplicar, pensando en lo que quería escribir y casualmente se me acabaron las grapas en la número 58 (mi favorito), eso fue una señal que tenía que dejarlo y venir a escribir. Así estoy haciendo.

Estos días han sido extraños, sobre todo en el ámbito sentimental. Leyendo mis posts me he dado cuenta que parezco bipolar o que tengo serios problemas de conducta. Ya parezco la canción de Guaco: Te quiero, no te quiero, te quiero, no te quiero (por demás pavosísima, y eso que me gusta Guaco). Y ¿cómo no estarlo? si resulta que desde hace unas semanas apareció en mi vida el Sujeto # 2 cambiándome las perspectivas y haciéndome sentir maripositas, luego que el Sujeto # 1 lanzó una bola de humo y se esfumó.

# 2 llegó de repente, sin esperarlo y con su humor empezó a sacarme sonrisas que luego se convirtieron en suspiros y pensamientos constantes. # 2 es tierno, es un hecho y eso, definitivamente, es un plus. A # 2 lo conozco desde hace añales, pero nunca pensé que sería así (la verdad sí, pero no lo había podido comprobar por mí misma). Sin embargo, por muchas razones, que no quiero mencionar, lo que hizo con las manos, lo deshizo con los pies. Demasiado típico. Perdiste my dear, ya ni siquiera mereces mi indiferencia planificada. Tú, # 2, no (y pensar que nos veremos pronto).

La historia con # 1 es como de cuentos de hadas. Desde que lo vi dije que era el hombre de mi vida (cosa que ahora confirmo), pero las circunstancias y el tiempo se encargaron de que no coincidiéramos jamás. Sin embargo, otras situaciones me han llevado a conocerlo mejor y cada día encontramos más cosas que, indirectamente, nos unen. Trabajo, universidad, desaparece. Pasan los días, MSN, vuelve. ¡Y de qué manera! # 1 es perfecto, dentro de su imperfección que tiene como cualquier ser humano. # 1 es él, al que nunca podré ser indiferente (ya falta menos, mucho menos).

Pero hoy es uno de esos días en que no quiero hablarle a ninguno de los dos. Los veo conectados al MSN y no me provoca dobleclickear en sus nombres. Hoy no. Hoy sí quise escuchar John Mayer (después de que hace unos días le dije a Flequi que no podía oírlo porque me daban bajones) y darme cuenta que es el príncipe encantado. ¡John te amamos! Hoy ha sido un día tranquilo, sin # 1 que me recuerde lo lindo que es, ni # 2 alejándose más de lo que creí que era. Hoy es un día hiper fresa*magenta. Mañana, amanecerá y veremos.


(Btw, hoy ha sido un día TAAAAAAAAAAN magenta que hasta mi mamá me dijo "magentita". ¡Más cute!
Además me di cuenta que uno de los hanging hearts de Jeff Koons es magenta
Welcome nuevo display para MSN)

Comentarios

Entradas populares