Chico 1: Yo a ti te conozco de antes

Querido Chico 1: Debo confesarte que en estos meses había olvidado lo perfecto que eras. (Sí chico, eres el perfecto y que no se hable más). Que desde que empecé a hablar contigo descubrí que Cultura Profética tenía la canción más acertada del mundo: "Yo a ti te conozco de antes y eso me provoca pensarte" (En mi compu suena la canción y yo vuelo lentamente). Y no por casualidad sino porque tu amigo entrañable me dijo un día "Yo conozco un carajo que sería ideal para ti, es demasiado cariñoso, pana... Te gustaría" (Este pana tenía razón).

Te conocí, un año y medio después, después que te vi por fotos y todo (Hecha la loca te buceé y demás, lo admito). Te conocí rápido y fugazmente en un local lleno de gente tomando cerveza y bailando Soda Stereo (¡Soda! más perfecto imposible). Me diste un recuerdo que para ti significaba mucho y ahora para mí significa más (todavía lo guardo en mi corazón, porque mi cofre literalmente es un corazón, no es una cursilería). Ese el único recuerdo material de la única vez que nos vimos y cada vez que lo veo me acuerdo de esa noche extraña, de que yo tenía novio y de que tú me abrazaste como si no hubiese mañana sin siquiera conocerme (Fuck! ¿Por qué tenía novio? Me niego a decir que porque el destino quiso y toda esa ridiculez). Pasó el tiempo, quise verte mil veces y fue imposible (no fue el destino, me niego).

Entonces un buen día las redes sociales nos conectaron y empezamos a hablar tanto... (suspiro) tanto que tú te quedabas despierto hasta las 5am aunque yo te dijera que fueras a dormir porque era muy tarde (total, yo me podía quedar despierta... Tenía toda la noche)... Y hablábamos, de todo, de su vida tan lejos, de mi vida de tesis, de nuestra vida de solteros, de lo parecidos que somos y demás (¡que me caso contigo! dije). Y de repente dejamos de hablar, nos desaparecimos (te desapareciste).

Ayer volviste, y con tres palabras me moviste el piso otra vez, no sé cómo lo haces, no tengo idea cómo lo logras, pero es magnifique y me encanta. ¿Será que eres el hombre de mi vida? Mejor no me pongo a pensar tanto, dejo en el aire girando mi moneda "y que sea lo que sea".

Por lo pronto, no te desaparezcas, necesito contarte cosas, ¿sí? Tú siempre me subes el ánimo. Saber perfectamente cómo hacerlo.

Espero hablemos pronto.

Mil besitos.

La que fue antipática.

Comentarios

Entradas populares