Los Muppets toman Manhattan

Justo cuando estaba pensando en que no tenía material para escribir en mi blog y simultáneamente hacía zapping, me encontré con una gran joyita de 1984: "Los Muppets toman New York". Debo confesar que mi ánimo pasó de "soy demasiado vaga, me deprimo" a "soy demasiado vaga, pero tengo razones para sonreír".

Los muppets me recuerdan dos cosas. Dos cosas lindas, cabe destacar. En primer lugar me viene a la mente mi infancia con mi apartamento lleno de títeres y mi papá haciendo obras en el Cadafe, mi bautizo con mi propio teatro guiñol en casa y yo jugando con los títeres de mi papá. En segundo lugar por supuesto no puedo sino recordar a mi wii, mi chico, con el que comparto esta afición por los títeres y con el que le doy vida a las cosas inanimadas e invento historias. Es maravilloso poder compartir este extraño gusto con alguien (sonrío enorme mientras veo a la Rana René disfrazada con afro y blazer rosa ir a la oficina de un empresario a entregarle un guión).

A pesar de que crecí, mi niña interna sigue a flote y ella es la que me da energía para continuar cuando el mundo parece estar en contra. Sonrío, seguiré sonriendo, la película se acaba a las 07:20 así que no quiero perderme nada más.

A ustedes, les dejo un pedacito de este extraño gusto por los puppets: un video de la boda de René y Miss Piggy, con muchos personajes, incluso de Plaza Sésamo. ¡Finísimo! y Adorable :)



Comentarios

Entradas populares