De la fuerza de voluntad... Y otras cosas...

Hace 4 meses comencé una dieta. A decir verdad, no me gusta llamarla dieta, sino "cambio de estilo de vida" o algo así porque de eso se trata. 

No es sólo controlar lo que como, no comer dulces, no atragantarme de pollo de KFC o de helado cuando estoy triste, sino saber por qué no debo comer esas cosas, cómo debo balancear los alimentos y lo más importante: entender lo necesario que es hacer ejercicios.

Sin duda alguna, ha sido difícil. Cuando uno lleva una vida sedentaria, comenzar a hacer una hora de cardio diaria es un proceso, pero cuando veo los resultados empiezo a sonreír y sentir que si vale la pena. 

Tampoco puedo negar que a veces me dan mis ataques y me salgo del carril, pero de repente respiro, me lleno de fuerza (de voluntad) y rápido lo vuelvo a tomar. Si me achanto, pierdo. 

Esto no es un capricho, esto no es un antojo de la niña que quiere ser flaca y más bonita que las demás. Esto es un compromiso, una meta que decidí ponerme para cambiar mi vida, para estar bien física y espiritualmente, para estar sana, para estar feliz... Y la voy a cumplir...

"Achieving is believing" :) 

PD: Gracias, Antonella, sin ti esto no estuviera pasando. Te quiero, chica.

Comentarios

AntoFonseca ha dicho que…
Mari, sin comentarios. Me siento tan orgullosa de ti, porque asumiste esa gran responsabilidad contigo... Eres grande!!! Te quiero chica! XD <3

Entradas populares