Wonder Woman



No es que sea la mejor excusa, ni que lo usemos de excusa para todo, ni que somos demasiado jevitas (Oh, wait! Sí lo somos), es que "esos días" joden y joden muchísimo. 

Las hormonas hacen fiesta. Parece que es su hobby verte cambiar de ánimo y hacerte parecer una loca. Ahorita sonríes y eres feliz, a los cinco segundos lloras porque estás triste y a los diez minutos estás molesta porque sí, porque puedes. Flash News: That is NOT fun at all. Ese cambio de ánimo agota, da dolor de cabeza y sueño. Todo mal.

No conforme con eso, están los dolores desgraciados que atacan cuando menos lo esperas. ¿Por qué siempre aparecen en las reuniones? No pueden dar en la casa, cuando todavía estás arropadita en la cama. No. El "retorcijón" de vientre pasa en la reunión más importante y tienes que mantener tu poker face mientras te estás muriendo por dentro, lentamente. Ni hablar del co-co-combo breaker que viene con dolor de vientre, cabeza, naúseas y escalofríos.

Lo chévere es que podemos con eso y más. En "esos días" te vistes más bonita que de costumbre, sales a la calle con actitud y no dejas que nada te detenga (o eso tratas), sonríes, caminas con pasos firmes y picas el ojo. Al estilo de comercial de toalla sanitaria, pero no tan exagerado, así se puede aguantar sin mandar todo al carajo.   

Conclusión: Seres que son ajenos a todo esto, por favor, no jodan. Ya es bastante tener que soportarse a uno misma como para dejar que otra cosa venga a fastidiar la paciencia. Que grasia y que ok. 

Comentarios

Entradas populares