11:11

Son las 11:11 y pido un deseo. Es loco porque ni siquiera sé de donde salió eso de pedir deseos a las 11:11, pero cualquier excusa es buena para pedir deseos. No es difícil adivinar lo que pido, la gente que me conoce y con la que hablo todos los días lo sabe. 

Los días en los que me siento intrépida pido algo diferente, luego pienso que desperdicié el deseo y me da una especie de "ratón", en el que me culpo por no haber pedido lo mismo de siempre... Lo que siempre pido cuando rezo, cuando se me cae una pestaña, etc.

Siempre he pensado que si le pones energía positiva a algo, se hace realidad, después de que empecé a leer a Mia Astral, lo reforcé. ¿Desde cuándo empezó el malpegue por Mia? ¿Cuántos años tenemos en este show de leer el horóscopo, el breaking bad, los astrofacts, etc.? ¿Tres? Wait, eso es harina de otro costal.

Ya son las 11:23. Llevo 12 minutos escribiendo. Cada minuto cuenta en este trabajo y sentir que los pierdo es como cuando pierdo los deseos, el mismo "ratón", pero laboral. Pasar los días "enratonada" isn't my favorite thing. 

Volveré a trabajar, a escribir, a fabricar, mientras pienso en mi deseo y ¿quién sabe? Capaz me doy una vueltica por la página de Mia, porsia, para no dejar y porque de que vuelan, vuelan. 


Comentarios

Entradas populares