¿Seguimos?



Estoy esperando que me envíen unos artes para terminar de armar una presentación y enviarla a la ejecutiva de cuentas. Hace 10 años no hubiese entendido ni media papa de esa frase que acabo de escribir. Tengo unos minutos libres y pienso que debería escribir para el blog, esto es lo que sale. 

A veces, casi siempre, soy random. Me voy por las ramas, como los monitos de la película de Rugrats*, cada vez que estoy echando un cuento. Me desvío y vuelvo, me desvío y vuelvo y así sucesivamente, pero siempre lo termino. Así me pasa cuando me siento a escribir, pero no siempre hay un final.

Empiezo historias, algunas las termino y me encantan, otras las dejo ahí por si acaso algún día las releo y me vuelve la inspiración, otras las termino y las odio, la mayoría las termino y las dejo engavetadas porque son todavía me da un poco de penita mostrarme en mi blog.

Dicen que un blog es como un diario y es verdad. Uno llega, se desahoga, luego de unos meses o años se lee y piensa con pena: "uy, yo escribí eso", o con sorpresa: "Wow, yo escribí eso". Pero con todo y lo parecido que es un diario, no puedo actualizarlo con frecuencia.

So, here I am, escribiendo rapidito en la oficina para darle un poco de amor y ver si esta vez si puedo cumplir mi meta de un post semanal. ¿Seguimos? ¡Sí! ¿Paramos? ¡No! ¿Te gusta? ¡YO SÉ QUE TE GUSTÓ, TE GUSTÓ! ¡OH!

¿Vieron como me fui por la tangente otra vez? Me voy a montar la presentación. Bye.


*Estos son los monitos de los Rugrats

Comentarios

Entradas populares