Kintsugi



Estamos rotos.
Somos pedacitos regados por el mundo.
Afectos.
Sonrisas.
Amores.
Estamos rotos.
Por dentro, más que por fuera.
Tenemos marcas de lucha.
Cicatrices de cada batalla.
Y aún estamos peleando.
Estamos rotos.
No se nota (a veces sí).
Somos fuertes.
Impenetrables. Invencibles.
Eso queremos creer.
Estamos rotos.
La herida duele.
Más de lo que a veces soportamos.
¿Vale la pena?
Siempre es un sí.
Estamos rotos.
Hay que darle tiempo al tiempo.
Sanar.
Esperar.
Porque todas nuestras piezas, nuestros pedacitos,

algún día se volverán a juntar.

Comentarios

Entradas populares