El apagón

Son las 4:00 p.m. de un día que, al parecer, ha tenido más de 24 horas. Los minutos pasan leeeento, mientras esperamos tener noticias de nuestra gente. De la gente que amamos y aún sobrevive en Venezuela. A las 4:00 p.m. de ayer se fue la luz en todo el país. Estuvimos viendo reportes por Twitter. Vimos como murieron personas, como bebés fueron atendidos en las peores condiciones. Seguramente vimos poco, pero fue contundente.

Después de muchos reportes poco a poco volvió (por lo menos en Caracas, de San Cristóbal aún no tenemos noticias) y a la media hora leo que se volvió a ir. Escribo: "¿todo bien?". Espero una respuesta. No pasa. No llega el mensaje. Un solo ganchito en Whatsapp. Llamo a la casa, mi casa, por siempre, mi casa. Repica el teléfono.

- ¿Aló?
- ¡MAMI! Bendición.
- Dios te bendiga, hija. ¿Qué tienes?
- Nada, solo quería hablar para saber cómo estaban... ¿Mamá? ¿Mami? ¿Maaaami?

Otra vez el silencio ensordecedor. Oxímoron. Frase cliché. Así se siente. Como que el silencio te perfora los oídos. No sabemos nada, otra vez. Leo tweets, gente que como yo, está fuera de Venezuela e intenta trabajar. ¿Cómo se puede trabajar así? Es complicado. Gente que como yo, está fuera de Venezuela y se muere de angustia. ¿Cómo se sentirán los que están dentro? ¡Desesperación! Gente que como yo, solo quiere saber que su familia está bien, pero ni siquiera eso tenemos. Creo que ni siquiera la gente que está en el país sabe cómo está. Me duele el corazón. Quiero gritar y llorar.

Nos quitaron los sueños. Nos quitaron el futuro. Nos quitaron la familia a muchos. Nos quitaron la tranquilidad. Nos quitaron la luz, literal y metafóricamente. En perfecto venezolano: "nos escoñetaron", nos volvieron trizas la estabilidad emocional, nos joden y nos siguen jodiendo la vida. El apagón no es solo un país sin electricidad, es esto que sentimos todos. Nada más. Ojalá que pronto vuelva la luz. 

Comentarios

Entradas populares