Cuando uso un vestido con bolsillos, nada puede salir mal



Photo by Jakob Owens on Unsplash


“¿Quejesto?, parezco un alien”, pensó apenas se vio al espejo. Había dormido muy mal, sus vecinos hicieron una fiesta que parecía el carnaval de Río de Janeiro y ella no pudo pegar el ojo en toda la noche. Arrastrando los pies se dirigió a su clóset y tomó un vestido con bolsillos. Su filosofía era: "cuando uso vestidos con bolsillos nada puede salir mal".


“¡Salió todo mal!”, le dijo su jefe apenas llegó a la oficina. “¿Tú acaso sacas las cuentas con un ábaco o qué?”, gritó el señor iracundo. Pidió disculpas y somnolienta se dirigió a su puesto. Tenía que arreglar una cuenta desbalanceada, pero su cabeza estaba en otro lugar: en su cama, su deliciosa cama (y en su crush aunque no lo admitiera).


Puso manos a la obra y saco los 300 papeles que estaban en su gaveta, los apiló de la mejor forma que pudo, pero se cayeron como una torre de Jenga. “¡¿Pero y entonces?!”, rezongó. Respiró, se calmó y empezó a recoger con mucha rabia. La ira le atravesaba el pecho como una flecha. “Si sigo así me va a dar una vaina”, pensó. “Bien bueno: murió de una rabieta con su jefe”. Su lápida tenía que decir algo más memorable.


Con todos los papeles encima y sin poder ver al frente escuchó una voz que le preguntó: “¡Hola, dulcito de coco! ¿Necesitas ayuda?”.  Olvidó toda la rabia, las cuentas desbalanceadas y las horas sin dormir, lanzó una sonrisa tierna y respondió “estoy bien”. 


“Ese vestido con bolsillos está cool”, dijo la otra persona y se alejó luego de guiñar un ojo. Y así, de repente y no tan de repente, todo volvió a su curso. Es que aunque ella lo sabía, escucharlo de su crush, lo reafirmó: cuando usa vestidos con bolsillos nada puede salir mal.

Comentarios

Entradas populares